La colección se inspira en la necesidad que tuvieron grandes artistas como Leigh Bowery, Klaus Nomi, David Bowie o Boy George, de crear un alter ego para darse a conocer, la relación de estos artistas con el mundo de las drogas ha sido el statement de la colección, de ahí los diseños que hacen alusión a este mundo. Diseños genderless en los destacan los prints, en los que el diseñador encarna la piel de dichos artistas. Colores llamativos y siluetas voluminosas .